“Hechos, no palabras”

El despertar del feminismo

EVA BAROJA.- Hace 100 años que las sufragistas británicas consiguieron el derecho al voto en Inglaterra. Estas mujeres lucharon para que su voz fuese escuchada en una sociedad machista y conservadora en la que carecían de derechos fundamentales. A pesar de que fueron duramente perseguidas por las autoridades, de tener que renunciar a sus familias y de ser renegadas por parte de la sociedad, jamás dejaron de gritar su lema: “Hechos, no palabras”.

Hace unos meses, la bisnieta de Emmeline Pankhurt, líder del movimiento sufragista, decía en una entrevista en El País: “Creo que hoy las sufragistas dirían que es fantástico cómo ha cambiado todo, pero al mismo tiempo, se preguntarían:

¿«100 años después y todavía estáis peleando esta batalla»?“.

Este año que se acaba ha traído consigo el despertar del feminismo y de la lucha de la mujer a nivel mundial y en muy distintos ámbitos. Las mujeres han salido a la calle para gritar ante las injusticias y reclamar sus derechos. El 2018 ha sido el año de la mujer.

39048168420_dd1c2f1ea2_b
Imagen de la manifestación del 8M en Madrid. / Flickr.

Cómo comenzó todo

El 8M decidí no acudir a clase. Me levanté temprano y encendí la radio pero no escuché a Pepa Bueno. Me preparé un café y me fui al salón pero, cuando puse la tele, en Espejo Público no estaba Susanna Griso. Por la tarde, acudí a la manifestación con mi hermana y mis tres mejores amigas, una de ellas también estudiante de Periodismo. Nos costó llegar a la Plaza del Castillo debido a la cantidad de gente que se agolpaba en el Paseo Sarasate y en los aledaños: 13000 personas, según la organización. Estábamos todas: mujeres mayores, mujeres de mediana edad, niñas, adolescentes… Pero también, muchos hombres, padres, maridos, abuelos, novios y tíos que nos querían acompañar este día.

img-2588.jpg
Inicio de la manifestación del 8M en la Plaza del Castillo de Pamplona. / Eva Baroja (@eva_baroja).

Fue una jornada histórica en la que me di cuenta de que la profesión que había elegido tenía un papel fundamental a la hora de concienciar sobre igualdad, feminismo y los problemas asociados al género. Sin embargo, la primera vez que leí el manifiesto de Las periodistas paramos y todas sus reivindicaciones, las sentí lejanas… No les ponía cara. Sabía que reflejaban la realidad de muchas periodistas, pero estos problemas no los había visto ni oído con mis propios ojos.

Por esta razón, decidí que Periodistas y mujeres (@ella_periodista) tenía que contar los testimonios de periodistas reconocidas o anónimas que habían triunfado en su profesión a pesar de las dificultades que se les habían impuesto por el hecho de ser mujeres. Quería saber cuáles eran estos problemas y concretarlos: no hablar de acoso sexual como algo abstracto, sino contar una experiencia en primera persona de una periodista que hubiese sufrido acoso sexual.

Crear comunidad

Creo que gran parte del éxito de Periodistas y mujeres (@ella_periodista) ha sido saber complementar la actividad del blog con la actividad a través de Twitter y que esta red social no solo sirviese como una mera plataforma para compartir las entradas.

La repercusión en Twitter fue casi instantánea desde su creación la tercera semana de septiembre. Había gente que valoraba lo que hacía, que me leía y que me contestaba… Hoy, 4 de noviembre de 2018, la última entrada tiene un total de 230 visitas en el blog.

Twitter me ha servido para documentarme, ponerme en contacto con periodistas de toda España: Murcia (@dime_ok), Extremadura (@maortizal), Cantabria (@gmatanzasLVPD) Andalucía (@Periodistas_M), Madrid (@Gma360), Navarra (@merivalle), Castilla y León (@apfcyl)…, crear una pequeña comunidad y abrir debates interesantes.

Pero además de ponerme en contacto con los usuarios e informarme sobre las preocupaciones de las periodistas, me parecía muy importante que la cuenta del blog tuviese una parte de información servicio. Quería que sirviese para recomendar buenos contenidos relacionados con el tema del blog: actos, libros, conferencias, entrevistas, cuentas, reportajes, videos…

¡Seguimos!

Ahora mismo no me planteo mi día a día sin este blog. Es parte de mí. No solo por la gran aceptación que ha tenido, sino por cómo me ha cambiado profesional y personalmente. He tenido la oportunidad de investigar un tema en profundidad durante dos meses en los que me he dado cuenta de cuáles son los problemas a los que se siguen enfrentando las periodistas hoy en día.

La lucha de la mujer ha sido un tema  que ha saltado a la palestra mediática durante este 2018 y parece que cada vez estamos más concienciados: creación de asociaciones de mujeres periodistas a nivel regional, respuesta contundente ante actitudes y comentarios machistas por parte de instituciones, líderes políticos y ciudadanos, iniciativas periodísticas como las secciones de género en Público, El País y eldiario.es…

Sin embargo, como bien decía Elisa Beni, todavía queda mucho por hacer. La semana pasada, precisamente, las redes ardían ante un comentario machista en el programa Herrera en COPE.

Muchas personas siguen creyendo que la igualdad no es un asunto que les compete. Curiosamente, el otro día, un amigo me comentaba a través de un mensaje directo: “Continúa con el blog después de la asignatura. Tiene buena pinta y hace falta que las periodistas os reivindiquéis”. Es necesario seguir luchando, ya que no todos los hombres y mujeres entienden, como este chico, por qué las periodistas nos reivindicamos y por qué es importante  la consecución de una igualdad real.

Es necesario que rememos todos juntos, hombres y mujeres, para construir un mundo mejor y conseguir los ansiados “hechos, no palabras“.

“Yo soy esa mujer, que ahora grita su verdad.

Por las calles de Madrid que hablarán de ti y de mí.

Por los sueños que nos quedan por cumplir”

https://www.youtube.com/watch?v=Jau03g_3EtE


¡Queremos escucharte!

¿Cuál crees que es en la actualidad el gran reto en la lucha de la mujer? Comparte tu respuesta  en Twitter a través del hashtag #PeriodistasyMujeres y mencionando a @ella_periodista.


Advertisements

Elisa Beni: “La lucha de la mujer tiene que continuar porque seguimos jugando con cartas peores”

  • Elisa Beni (@elisabeni) es la persona más joven que ha dirigido un periódico en España. Con 23 años, fue nombrada directora del Faro de Ceuta.
  • Desarrolla su labor periodística como analista política y columnista, trabajo que compagina con su faceta como novelista.
  • Charlamos sobre su infancia, sus inicios en la profesión y los obstáculos a los que se tuvo y se tiene que enfrentar por el simple hecho de ser mujer.
thumb_16797480_1176237845818923_201197655867209945_o_1024.jpg
“Escribir ficción exige unas condiciones de tiempo y de calma que busco de una forma desesperada, pero que no siempre me permiten el resto de mis obligaciones periodísticas”. / Elisa Beni.

EVA BAROJA.- Elisa Beni Uzabal (Logroño, 1964) siempre ha mirado el mundo a través de sus grandes ojos críticos, incluso cuando todavía era una niña: “De pequeña, era plenamente consciente de que vivía en un país sin libertad”. Se crió en una familia en la que se hablaba de política, se escuchaba Radio Ibérica y  en la que “te decían que no repitieses fuera lo que estabas oyendo en casa”. Su padre, gerente de una empresa francesa de moda, “traía los libros prohibidos de Ruedo Ibérico en el fondo de la maleta desde París”.

En el Colegio Adoratrices de Logroño, Elisa fue una buena estudiante que destacaba, sobre todo, por su brillantez a la hora de escribir. Su primer premio lo ganó en tercero de EGB con una redacción, “El martirio de las naranjas”. A éste, le siguió otro premio en un concurso de relatos del Tebeo Lily consistente en “una caja inmensa de libros de la editorial Bruguera”, que seguro, tardó poco en devorar. En su adolescencia, ya tenía claro que quería ser novelista, pero, en aquel momento, le decían que “eso no era una profesión”: “Entonces, pensé cómo se podía ganar uno la vida escribiendo y de esa manera llegué al periodismo”.

Durante sus años en la Universidad de Navarra, Elisa se enamoró profundamente del periodismo. Incluso, hay una enseñanza del Profesor Carlos Soria que sigue recordando prácticamente cada día: “Los periodistas somos como una especie de depósito, por lo que no pierdan de vista que se van a vaciar cada día y que si no llenan el depósito, algún día, serán un pozo seco”. Este ánimo a la permanente formación del periodista le pareció “sumamente inspiradora”.

Con 23 años, recién salida de la facultad, te conviertes en directora del Faro de Ceuta. ¿Cómo te llega esta oportunidad?

Cuando terminé la carrera, Pedro J. (@pedroj_ramirez) vino a la facultad a buscar gente para trabajar en Diario 16. Eligió a dos: uno fue Borja Hermoso (@bhermoso) y la otra fui yo. Cuando ya estaba trabajando en la redacción de Diario 16, mi novio, que luego fue mi primer marido, se tuvo que ir a Ceuta, por lo que miré a ver si me podía ir allí con él. Me puse en contacto con el director del Faro, pensando en encontrar trabajo y cuando le llegó mi currículum y habló conmigo, me ofreció dirigir el periódico. Necesitaban renovarlo porque era un diario muy anclado en el pasado y yo controlaba todo el tema de la modernización… Así que me ofreció esta oportunidad, que era un reto, y la acepté.

Una ‘chicarrona’ del norte que se baja al sur… a África. ¿Cómo vives estos años en una cultura tan distinta a la que habías conocido?

Fueron unos años muy productivos desde el punto de vista profesional porque Ceuta, como casi todos los sitios de frontera, es un lugar en el que las fricciones sociales e internacionales se producen en grado sumo. Por ejemplo, hay muchísimas cosas que ahora se ven como novedades y que son tema de reportajes, pero que yo ya viví hace 30 años en primera persona: lo que sucedía en El Príncipe, la droga, los traficantes de armas, las divisas…

“Que a un grupo de hombres, de bastante edad, les llegara ‘una cría de 23 años’ a decirles lo que tenían que hacer no fue sencillo”

¿Cómo es dirigir un periódico siendo tan joven y siendo mujer a finales de los ochenta?

Yo llegué a un periódico en el que prácticamente era la única mujer. Creo que había una chica que era secretaria o picadora, la que metía los textos para la linotipia. El hecho de que a un grupo de hombres, muchos de ellos de bastante edad, les llegara lo que para ellos era ‘una cría de 23 años’ a decirles lo que tenían que hacer no fue sencillo. Tuve que echarle redaños, como han hecho otras muchas mujeres cuando se han movido en un mundo de hombres. Aunque ahora parezca y haya quién diga que todo está ganado, desde luego, ni todo está ganado ni fue tan fácil.

También has sido directora de Radio Ceuta Cadena Ser, redactora jefa de Diario 16, subdirectora de la revista Época, directora de comunicación en el Tribunal Supremo… Según tu experiencia, ¿crees que lo tiene más difícil una mujer que un hombre a la hora de dirigir un medio?

Es evidente. Sí, claro que sí. Y la que lo niegue es porque piensa que negarlo le va a beneficiar. Las mujeres hemos tenido que trabajar en mundos que eran plenamente de hombres. Tengo una foto, por ahí, de una convención en la que de los 180 directores que había entre Cadena Ser, 40 principales, Cadena Dial…, solo estábamos 5 mujeres directoras y 3 eran de estas cadenas musicales.

“Los géneros de opinión son bastante más ciertos si eres capaz de practicarlos con libertad y con valentía, lo cual produce bastantes incomodidades”

Hace unos años que te vemos “en el otro lado”, siendo colaboradora, analista… ¿Elisa Beni es más periodista o tertuliana?

Yo no creo que sea “el otro lado”. El periodismo de opinión es un género periodístico como todos los demás. Me parece que esa especie de intento de desprestigio del analista parte del hecho de que haya analistas que o bien no son periodistas o bien son periodistas que transmiten directamente los argumentarios de algunos partidos. Esto depende de lo trabajador que sea cada uno, de la moral, la ética y la profesionalidad.

Yo soy absolutamente responsable de todas mis opiniones ya que todas responden a mi espíritu crítico. No me escondo. Me apasiona hacer opinión porque creo que en periodismo hay un momento en el que la pura información se te queda corta, por ejemplo, el tener que limitarte a decir lo que dijo uno y lo que dijo otro cuando controlas mucho un ámbito. Considero que los géneros de opinión son bastante más ciertos si eres capaz de practicarlos con libertad y con valentía, lo cual produce bastantes incomodidades a veces… Pero, esto va en la profesión.

¿Has sufrido alguna vez algún comentario, actitud o comportamiento machista en el desempeño de tu labor como directora?

Fui sometida a una especie de acoso sexual por parte de un director de zona. Yo estaba recién casada, le planté cara y no accedí a sus pretensiones. Entonces, este señor me empezó a ‘putear’ profesionalmente: intentaba dar instrucciones a mis trabajadores saltándome, en Madrid contaba milongas sobre mí para perjudicarme…

Tuve que hablar con el director general del medio para decirle lo que estaba pasando. ¡Eso en aquella época ni siquiera era delito! Sin embargo, tuve la suerte de que me creyeron y tomaron una decisión salomónica que no consistió en expulsarle sino en hacer que yo dejara de depender de este señor para depender directamente de Madrid. (Hace una pausa). Tuve suerte… El director general podía haber tomado la determinación de no creerme a mí y yo hubiera perdido mi trabajo…

El 8M y el movimiento Las Periodistas paramos ha sido un punto de inflexión en la lucha de las mujeres periodistas. ¿Cómo crees que ha cambiado su situación después de este día?

En el 8M, llevé la pancarta en la manifestación y sentí que existía un movimiento muy fuerte en los medios de comunicación. Sin embargo, me da la sensación de que, ahora, hay un poco de decepción. La gente pensaba que se iban a hacer grupos de trabajo para trasladar todas esas quejas directamente a cada empresa, pero, creo que por miedo a perder el trabajo, todo esto se ha parado un poco. La lucha tiene que continuar ya que las mujeres seguimos jugando con cartas marcadas y con cartas peores.

“El acoso ideológico a las mujeres se hace en forma de ataques al físico, a la vida sexual o la vida personal”

Otro de los problemas a los que se enfrentan las periodistas es el acoso mediático a través de las redes sociales, muchas veces, como en tu caso, alimentado por algunos medios como Libertad Digital y cargado de machismo…

Sí. Es un acoso ideológico que en el caso de las mujeres se hace en forma de ataques que hacen referencia a nuestro físico, a nuestra vida sexual, a nuestra vida personal, etc. Esto nunca les pasa a los hombres. El otro día, Nacho Escolar (@iescolarpuso un tuit en el que él mismo reconocía: “Hay mucha gente que me odia, que me persigue o que me hostiga por mis ideas, pero nunca lo hace en los términos que tiene que sufrir Elisa Beni o el resto de las mujeres”.

¿Se puede llegar a convivir con él?

Sí, claro, convivir sí… Pero probablemente esto acabe llevando a un abandono de Twitter por parte de los periodistas. Ayer se fue Juan Cruz (@cosmejuan) y también se han ido otros. Si observas, cada vez los periodistas ponen menos tuits propios y utilizan más Twitter para retuitear o poner algún comentario. Si alguien ha pensando que nosotros estamos obligados a servir de muñeco de ‘pimpampum’ de nadie, está un poco equivocado. Los periodistas podemos seguir contactando con millones de personas a través de los medios de comunicación sin necesidad de estar en Twitter.

Llama mucho la atención la actitud que tienes frente a este tipo de ataques. Tu plantas cara, siempre contestas, ¡metes ‘zascas’!

¡Cada vez menos! Porque en realidad es un desgaste que es un poco ímprobo. Al principio, había gente que pensábamos que era bueno estar en las redes desactivando ‘esa mierda’ que echan, pero a veces, te das cuenta de que, en el fondo, estás luchando contra redes organizadas de desinformación, por ejemplo, de la ultraderecha. Entonces, piensas: “A lo mejor no tengo que ser yo quién haga esto de forma personal porque desgasta mucho”.

¿Has denunciado alguna vez algún tuit o a algún trol?

A través de Twitter, sí. Muchísimas veces para bloquear cuentas.

¿Y a nivel penal?

No, yo no creo en limitar la libertad de expresión mediante la vía penal porque me parece que es peligroso. Pero lo que sí he hecho es interponer demandas civiles de protección del honor.

Vemos que eres una mujer de carácter, fuerte, peleona, directa… Pero, ¿cómo es Elisa Beni en las distancias cortas?

Uno puede engañar a la cámara un rato, pero cuando te pasas horas y horas al día expuesto a las cámaras y los micrófonos es muy difícil engañar. De manera que sí… Así soy. Sería curiosísimo que yo fuese una mujer pusilánime, ‘calladita’ y sumisa en mi vida real. (Se ríe). Evidentemente, no.

Aunque, alguna vez, se te ha acusado de representar un personaje…

¡Eso de los personajes yo no sé quién lo dice! Yo no puedo hablar por todo el mundo, pero en mi caso el único patrimonio que tengo es el de la honestidad. Soy honesta en cómo me muestro. Creo que es lo mínimo que un periodista le debe a su público. ¡Yo no interpreto a ningún personaje! ¡Elisa Beni no es un personaje! Soy yo misma.


Si no fueses periodista, serías… novelista.

Un recuerdo de tu infancia: El amor de mi madre.

Un lugar: Madrid.

Un libro: Uf… Un libro no te puedo decir.

Una canción: Un Réquiem alemán de Brahms.

Una frase de cabecera: ¡Odio las frases de cabecera!

Tu ‘peor’ virtud: ¡Cómo va a ser una virtud mala!

Tu ‘mejor’ defecto: Ese punto entre la testarudez y la voluntad.

Una periodista a la que admires: Julia Otero (@julia_otero).


¡Queremos escucharte!

¿Qué es lo que más te ha gustado de la entrevista a Elisa Beni? Comparte tu respuesta en Twitter a través del hashtag #PeriodistasyMujeres y mencionando a @ella_periodista.


 

Ana López sobre el 8M: “Fue una bofetada de realidad para los compañeros, los medios y la sociedad en general”

  • Tomamos un café con Ana López y charlamos sobre su trayectoria y su experiencia como periodista.
  • Vivió intensamente el 8M y formó parte de Las periodistas paramos.
  • Junto con otras periodistas está trabajando para crear la Asociación de Mujeres Periodistas de Navarra.
_MG_7210
Ana López durante un momento de la entrevista.  / Borja Rodríguez (@suburbanborja).

EVA BAROJA.- Ana López Jiménez es una persona que genera buenas vibraciones: risueña, cercana y muy inquieta. Ha sabido reinventarse a sí misma y adaptarse, de verdad, a los tiempos actuales. Experta en periodismo móvil, participó activamente en la Huelga de Mujeres del 8 de marzo, colaboró con el movimiento Las Periodistas Paramos y es una de las impulsoras de la futura Asociación de Periodistas Mujeres de Navarra. 


Las periodistas paramos

Ana López vivió muy de cerca el 8M y colaboró activamente con la organización de Las Periodistas Paramos (@lasperiodistasparamos). El movimiento nació a raíz de una reunión en una cafetería entre varias periodistas madrileñas para decidir cómo se iba a plantear la Huelga de Mujeres del 8 de marzo y cuál iba a ser la posición de las periodistas. Esta convocatoria tuvo tanto éxito que el bar se quedó pequeño, “no cabía nadie, la gente estaba sentada en las escaleras”.

Tras esta reunión y cuando quedaban pocos días para el 8M, se creó un grupo de Telegram al que se fueron uniendo periodistas de muy distintos medios: “Veías cómo Julia Otero, Pepa Bueno o Ana Pastor compartían sus pensamientos en el grupo y cómo entrábamos todas en conversación. Daba igual quién fueses, a todas nos ocurría lo mismo. Nos dimos cuenta de que no estábamos solas. Fue un subidón tremendo”. En solo un día, el grupo llegó a tener 1200 participantes.

Una de las cuestiones más complicadas para las fundadoras del movimiento fue la redacción del manifiesto, momento que se recoge en la imagen de la cuenta de Facebook de Las Periodistas paramos.  En ella, se puede observar a la periodista Ana Requena, de eldiario.es y a otras periodistas mientras debaten acerca de los puntos del manifiesto. En él, se tuvieron que poner de acuerdo 8000 mujeres con muy distintas formas de pensar y de vivir: “Se consiguió que esos 8 puntos fueran comunes a todas. Al final, son carencias que están ahí y que hay que mejorar“.

La lectura del manifiesto se llevó a cabo a las 12,00 de la mañana en  la plaza de Callao, una cita a la que acudieron más de 2000 periodistas y que fue retransmitida en directo por la mayoría de las cadenas, radios y periódicos digitales. Al fin y al cabo, eran ellas las que trabajaban en los medios, por lo que su ausencia y sus consecuencias tuvieron mucho eco mediático.

Por la tarde, llegó el momento de la manifestación. “Fue increíble… Jamás había visto tantos abrazos, tantos besos, tan buen rollo en una manifestación. La gente estaba en plan: «Ay perdona, bonita, que te he empujado sin querer»”. 

Este año, volverá a haber una Huelga General de Mujeres, pero no será como la de aquel 8 de marzo de 2018: “Fue un punto de inflexión, una bofetada de realidad para los compañeros, para los medios y para la sociedad en general”.

image
Ana López colaborando en el equipo de video de Las Periodistas Paramos durante la manifestación del 8M en Madrid. / Foto cedida por Ana López.

Ana, dígame

Ana López (@anadigame) se considera “muy navarra, muy de casa”, y por eso, a pesar de haber vivido en muchos sitios y de haber viajado tanto, su idea siempre fue volver a Pamplona. En su familia, no había habido ningún otro periodista. Aún así, Ana siempre lo tuvo claro: “Es lo que quería ser. No tenía otra opción”, comenta entre risas. En este afán por contar la vida seguro que tuvo que ver la afición de su madre por escuchar la radio: “Mi madre se levantaba por las mañanas y lo primero que hacía era encender la radio”.

Estudió Periodismo en la Universidad de Navarra, pero durante aquellos años jamás se imaginó delante de una cámara porque se ponía nerviosa y se bloqueaba. Paradójicamente, acabó trabajando en televisión. En 1999, entró a trabajar en Canal 4 Navarra, dónde presentó el bloque de deportes de la primera edición del informativo: “Al principio, era horrible, no pestañeaba, hasta que no terminaba de leer el texto en el teleprónter no cerraba los ojos. Pero, un día, cambié el chip y ya empecé a sentirme súper cómoda en la tele.”

En los años siguientes, trabajó en muchos medios hasta que, un día, se quedó en paro. Entonces, se dio cuenta de que era el momento de explorar otras formas de ejercer su profesión. En la Universidad de Columbia, se formó en periodismo móvil, en inglés MoJo, una plataforma por la que los medios tradicionales están apostando cada vez más. Desde entonces, Ana se dedica a crear contenidos periodísticos con el teléfono móvil y a impartir cursos de formación en distintas redacciones.

_MG_7234

_MG_7223

_MG_7240


Asociación de Mujeres Periodistas de Navarra 

Como consecuencia de la fuerza de Las Periodistas Paramos y de todo lo que significó la huelga feminista del 8 de marzo, se ha vuelto a poner el foco mediático y social en las dificultades añadidas que tienen que superar las mujeres periodistas en el desarrollo de su profesión y en la importancia de un periodismo que informe con perspectiva de género. En los últimos meses, han surgido iniciativas como el I Congreso Internacional de Violencia Sexista en Pamplona o la I Jornada sobre el papel de los medios de comunicación en la transmisión de la igualdad en Zaragoza. También, las secciones de igualdad de medios como El País, eldiario.es o Público han cobrado mayor importancia.

A parte de la plataforma nacional de Comunidadoras 8M (@comunicadoras8m), se han ido creando asociaciones de mujeres periodistas en las distintas comunidades autónomas, que buscan velar por sus derechos, denunciar la mala praxis de algunos medios y fomentar un periodismo comprometido con la igualdad.

En Navarra, Ana y otras nueve periodistas están sentando las bases para construir esta asociación, que todavía no saben cuando verá la luz, pero en la que están poniendo mucha energía. Ante las opiniones que critican la discriminación del género masculino en estas asociaciones, Ana López lo tiene claro: “Son asociaciones de mujeres porque cuando los hombres leen los puntos del manifiesto no se sienten tan identificados como nosotras”.

“El espíritu de Las Periodistas Paramos no debe morir hasta que consigamos trabajar dignamente en las redacciones, hasta que tengamos igualdad y hasta que no se nos trate de manera distinta ni se nos hagan comentarios fuera de lugar”.


¡Queremos escucharte!

¿Cómo viviste el 8M?, ¿Fuiste a alguna manifestación? Comparte tu respuesta en Twitter a través del hashtag #PeriodistasyMujeres y mencionando a @ella_periodista.


 

Periodistas, directoras y mujeres

EVA BAROJA.- Son excelentes profesionales. Dirigen equipos, representan a su medio, gestionan las presiones y, cada día, deciden qué es lo relevante de entre todo lo que pasa a nuestro alrededor y cómo se va a contar a través de las ondas, de la imagen o del soporte digital. Están en su puesto por méritos propios. Aunque, alcanzarlo, ellas lo saben, no ha sido fácil: han tenido de luchar, sacrificarse, trabajar duro y meter muchas horas a una profesión que les apasiona, pero en la que hay muy pocas mujeres desempeñando cargos directivos o de responsabilidad.

Pilar Santaolalla (@psantaola) es Doctora en Periodismo por la Universidad de Navarra y desde hace 15 años se encarga de la dirección de Onda Cero La Rioja. Hace unos meses, fue nombrada directora de Onda Cero Cantabria, de modo que en la actualidad vive a caballo entre Logroño y Santander y dirige ambas delegaciones. Marta Rodríguez aprendió a ser periodista en la Universidad Complutense. Lleva casi 14 años al frente de la dirección de informativos de la Televisión de La Rioja  y es una de las imágenes de la cadena. Por su parte, Ana Cordobés (@Ana_Cordobes), la más joven, es una periodista licenciada en la Universidad de Valladolid y que dirige desde mayo de este año el periódico digital Cuarto Poder. Es experta en periodismo de datos y muy activa en las redes sociales.

Juntamos virtualmente a estas tres directoras, con trayectorias profesionales y personales dispares para aprender de sus vivencias y anécdotas y conocer a través de sus ojos cómo se enfrentan a la dirección de un medio de comunicación como periodistas, directoras y mujeres.


PILAR SANTAOLALLA

Pilar Santaolalla en los estudios de Onda Cero, en Logroño. / Foto de Spoonful.

Según vuestra experiencia, ¿cuál es la causa del difícil acceso de las periodistas a la dirección de los medios de comunicación?

Pilar Santaolalla“Un periodista es periodista las 24 horas del día. Las mujeres tenemos la suerte de ser madres, de cuidar hijos, de atender familias…, y creo que esto es lo que nos hipoteca, en muchos momentos, en el ascenso Conozco a mujeres a las que se les ha ofrecido puestos directivos y no los han querido porque han priorizado la vida familiar a la laboral. Yo, personalmente, no he renunciado a tener una familia y no siento haberla desatendido en ningún momento ni haberme perdido nada de mis hijos. Lo que nunca he tenido es tiempo para mí, pero no me ha importado”.

Marta Rodríguez: “Creo que la sociedad española es todavía una sociedad de hombres, que está construida y que funciona bajo parámetros que son masculinos. Las mujeres no somos iguales en casa, lo que nos castiga, nos resta tiempo y nos añade una carga psicológica que nos lastra laboralmente. En este sentido, hemos avanzado muchísimo ya que cada vez son más las mujeres que están al frente de los medios de comunicación…, pero todavía queda mucho camino por recorrer”.

Marta Rodríguez: “Las mujeres no somos iguales en casa, lo que nos castiga, nos resta tiempo y nos añade una carga psicológica que nos lastra laboralmente” 

Ana Cordobés: “Siempre se suele decir que las bajas maternales penalizan, pero considero que no es una cuestión de bajas maternales o no, sino que es una cuestión de que los hombres pueden llegar a puestos de poder cuando son todavía muy jóvenes, alrededor de los 30 años. Sin embargo, a nosotras eso se nos imposibilita en muchas ocasiones. Es verdad que las cosas están cambiando, pero porque mujeres como tú, como yo y como otras muchas estamos reclamando nuestros espacios”.

thumb_Captura de pantalla 2018-10-16 a las 12.17.41_1024
Marta Rodríguez en el plató de informativos de TVR. / Foto de redes sociales.

¿Cómo creéis que influye la ausencia de mujeres en los puestos de responsabilidad a la hora de informar?

Marta Rodríguez: “Al haber una desproporción en los puestos directivos, hay una parte del relato que no contamos, que se queda ahí sin tener en cuenta. Me llama mucho la atención una imagen que creo que define perfectamente los círculos de poder: esos consejos de administración formados enteramente por hombres con trajes oscuros. Para mí es importante informar honestamente y eso incluye informar con perspectiva de género“.

Pilar Santaolalla: “Las mujeres tenemos un sexto sentido a la hora de gestionar gente porque con una sola mirada enseguida detectamos cómo se siente un compañero”

Pilar Santaolalla: “Hoy en día, tanto los hombres como las mujeres estamos sensibilizados con los problemas que nos afectan a nosotras, con todo tipo de abusos… A la hora de informar, yo no noto diferencia en la emisora, ya que cuando consideramos las cosas importantes del día, valoramos igual los hombres que las mujeres. Sin embargo, creo que nosotras tenemos una cierta sensibilidad, un sexto sentido, para gestionar gente y recursos humanos. Con una sola mirada enseguida detectamos cómo se siente un compañero”.

Ana Cordobés“Influye en que existe una invisibilización de las mujeres y de los temas que afectan a las mujeres en los medios. Considero que es importantísimo informar con perspectiva de género y, además, hacerlo de una manera transversal, que es algo que algunos medios están olvidando. En los últimos tiempos, se han creado secciones de género [en el diario.es, en El País…], pero se ha olvidado que la vertiente de género tiene que, al igual que atraviesa todos los aspectos de la vida (sociedad, economía, espacios de poder…), atravesar todas las secciones de un medio de comunicación”.

foto_radio
Ana Cordobés durante una entrevista. / Foto cedida por Ana Cordobés.

¿Habéis sentido que como mujeres directivas se os haya exigido más que a un hombre o hayáis tenido que demostrar doblemente vuestra valía?

Pilar Santaolalla“A mi no se me ha exigido más por ser mujer. Me lo he exigido yo misma y si he querido ascender y mejorar en los puestos de trabajo en los que he estado, he tenido que demostrar que era mejor que los demás: tanto hombres como mujeres. Eso implicaba estar más pendiente de todo, estar más disponible, tener más criterio…”.

Ana Cordobés“En mi caso, como mujer directiva no se me ha exigido más que a un hombre porque trabajo es un medio de comunicación bastante pequeño. Sin embargo, creo que las mujeres, a veces, sufrimos el síndrome de la impostora, es decir, consideramos que somos menos válidas de lo que realmente somos. En experiencias profesionales pasadas, sí que he tenido que demostrar doblemente mi valía, es más, he tenido que cambiar mi manera de vestir para que la gente no me tomara por el pito del sereno [se ríe]. Era joven, tenía un puesto de responsabilidad y era mujer. Mi compañero, que tenía mi edad, iba con camisetas de dibujos animados y todo el mundo le escuchaba. Yo, sin embargo, tenía que ir vestida con traje y tacones para que alguien me hiciera caso y  me tomara en consideración”.

Marta Rodríguez“Yo no he sentido que se me exija más o menos ni que se me trate de un modo u otro por ser mujer, pero sí he asistido, a lo largo de mi desarrollo profesional, a comportamientos paternalistas y he escuchado cómo se adjetivaban situaciones de compañeras solamente en relación a su condición femenina”.

Ana Cordobés: “Sí que he tenido que demostrar doblemente mi valía, es más, he tenido que cambiar mi manera de vestir para que la gente no me tomara por el pito del sereno”

¿Habéis sufrido alguna vez algún comentario, actitud o comportamiento machista relacionado con vuestro puesto como directoras?

Ana Cordobés: “En mi labor de directora a nivel interno, no he sufrido ningún comportamiento o actitud machista. Pero sí que me ha pasado a nivel informal, en un restaurante. Me presentaron al jefe del restaurante como directora de Cuarto Poder. El hombre se dirigió a mi, todo el rato, como “niña”. Creo que si hubiese sido un chico, jamás se hubiera dirigido a él como “niño” o como “chico”. Esto me generó bastante malestar. Parece que te tratan como si fueses una niña hasta que tienes 40 años y a partir de ese momento te empiezan a tratar de vieja, de abuela y te tildan de desmejorada”.

Pilar Santaolalla: “Yo jamás he percibido o he notado ningún comportamiento machista hacia mi. Siempre ha sido todo lo contrario: «Mira qué valía tiene como mujer, qué gusto.., etc.»”.

Marta Rodríguez: “A veces, he sentido un entorno hostil… [Hace una pausa]. En ocasiones, hay un entorno más fácil para la integración del hombre en comparación con la mujer. El reto que a mi me gustaría conseguir es que antes de jubilarme (para eso todavía quedan unos años, [se ríe], aunque tampoco tantos…), el entorno laboral  nos permitiese progresar igual a un hombre y a una mujer y que no tuviese nada que ver la cuestión del género.


¡Queremos escucharte!

¿A cuántas mujeres directoras conoces? Comparte tu respuesta  en Twitter a través del hashtag #PeriodistasyMujeres y mencionando a @ella_periodista.


El techo de cristal en datos: “El 75% de los puestos directivos en medios de comunicación los ocupan hombres”

EVA BAROJA.-  La llegada de Soledad Gallego Díaz a la dirección de El País en junio de este año puso sobre la mesa de la opinión pública el problema de la inaccesibilidad de la mujer a los puestos directivos en los medios de comunicación, denominado “techo de cristal”. Muchos ciudadanos se sorprendieron al conocer la noticia, ya que ¿cómo podía ser que en los 42 años de la historia de El País fuese Gallego la primera directora?

25258511353_e8a04982be_b.jpg
Soledad Gallego Díaz recibiendo el II Premio Margarita Rivière al rigor periodístico con visión de género.  Foto de Soledad Gallego de porcausa.org 

Un mes después, a finales de julio, con la formación del nuevo gobierno se produjo un cambio liderado por Rosa María Mateo en la cúpula de RTVE. Esto trajo consigo el nombramiento de Begoña Alegría (@AlegriaBegoa), quien fue elegida nueva directora de informativos de la radio y de la televisión pública. Esta periodista se convertía así en la única directora de informativos de una televisión nacional a día de hoy, en España.

Dos mujeres al frente de dos de los medios de comunicación más importantes en nuestro país. Aunque es una buena noticia, solo hay que observar la estructura y los organigramas de los medios para darse cuenta de que esto no se corresponde con la realidad.

Las mujeres en general y las mujeres periodistas en particular tienen más complicado acceder a los puestos de responsabilidad que sus compañeros hombres. ¿Cuáles son los datos que respaldan el techo de cristal?, ¿a qué se debe?, ¿cuántas mujeres hay en la actualidad al frente de la dirección de medios de comunicación?, ¿vamos en la buena dirección?


Desgranando el Informe Anual de la Profesión Periodística 

Aunque existen muy pocos datos acerca de la situación y de las condiciones laborales de las mujeres periodistas en los medios y los que existen no están actualizados, El Informe Anual de la Profesión Periodística de 2017 es uno de los estudios más completos en este campo. Está basado en datos oficiales y en encuestas a más de 1000 profesionales de la información y desde hace un tiempo, dedica un apartado a la situación de las mujeres en el periodismo y en la comunicación.

Este informe, elaborado anualmente por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), confirma la existencia de un “factor de discriminación” hacia la mujer en el periodismo a la hora de acceder a ciertos puestos de responsabilidad. Según este informe y tal y como se puede constatar dando una vuelta por las aulas de las facultades de comunicación españolas, las mujeres son las que, en mayor medida, se inclinan por realizar estudios universitarios de Periodismo.

TABLA 1.png
Tabla del apartado “La mujer en periodismo y comunicación” del Informe Anual de la Profesión Periodística 2017. P. 53. (APM)

Tal y como se puede observar en la tabla, en el año 2016, el 64% de los estudiantes graduados en Periodismo fueron mujeres frente a un 36% de titulados hombres, una tendencia que sigue la inercia de los cursos anteriores y que posiblemente se mantenga en los datos, todavía inexistentes, de los años 2017 y 2018.

Una vez que las periodistas obtienen su título universitario y acceden al mercado laboral ocupan algo más de la mitad de los puestos de trabajo en las redacciones. Así, según un informe de El Periódico: “En 2018, el 64,1% de los trabajadores de las redacciones son mujeres“. En la tabla 6, se encuentran señalados en rojo algunos datos que hacen ver la primacía de los hombres frente a las mujeres en la ocupación de los puestos directivos. La diferencia entre géneros es especialmente notable en los cargos de director de medios impresos, director de programa en medios audiovisuales y administración o gerencia de medios. 

Captura de pantalla 2018-10-13 a las 13.53.56
Tabla del apartado “Interpretar el nuevo escenario del periodismo” del Informe Anual de la Profesión Periodística 2017. P. 12. (APM)

En líneas generales, hay más redactores mujeres que hombres, sobre todo, en el sector de la prensa, tanto escrita como digital. En el otro sentido, un cargo que las mujeres ocupan con muchísima más frecuencia que los varones es, tal y como muestra la tabla, la presentación de informativos. Sin embargo, los puestos de responsabilidad en el sector radiofónico y televisivo son ocupados mayoritariamente por hombres. Según APM, en radios y televisiones como Mediaset, Atresmedia, RTVE, SER y Cope “de 84 directivos, solo 13 son mujeres”. Cabe señalar, que estos datos son del año 2017, por lo que habría que introducir algunas actualizaciones como el ya mencionado nombramiento de Begoña Alegría.

 

La precariedad en datos: 

  • “Un 64% del total de periodistas parados son mujeres”.
  •  “El 80% de los hombres periodistas cuenta con un contrato fijo, frente al 70% de mujeres periodistas que tienen un contrato fijo”.
  • “Solo el 7% de hombres periodistas cobra menos de 1000 euros al mes, frente al 13% de mujeres periodistas”.

Otros informes 

A nivel internacional, un estudio de la Fundación Internacional de Mujeres en los medios (IWMF) de 2011 reveló que el número de hombres periodistas que ocupan puestos directivos en los medios se encuentra muy por encima al las mujeres, quienes también sufren mayores tasas de paro y mayor precariedad laboral: “El 73% de los puestos directivos en periodismo están ocupados por hombres”.

Por su parte, el informe “Mujeres periodistas en España: Análisis de las características sociodemográficas y de la brecha de género” de 2017 concluye que “el 75% de los directivos en medios españoles son hombres”, es decir, “los periodistas hombres ocupan tres cuartas partes de los cargos de máxima responsabilidad gerencial”. A este respecto, señala que “la presencia de directivas es casi tres veces superior en los medios digitales que en los convencionales”, pero aún así siguen siendo muy pocas.

 

Ocupación puestos directivos por géneros. Elaboración propia.

 

Por ejemplo, dos de los diarios nativos digitales más leídos en España, El Confidencial y eldiario.es, están dirigidos mayoritariamente por periodistas hombres. Nacho Cardero (@nachocardero) y Nacho Escolar (@iescolar) están rodeados de hombres en los cargos de directores adjuntos y subdirectores, excepto Neus Tomàs (@neustomas), subdirectora de eldiario.es.  

Según la lista que ha elaborado Miguel Ángel Jimeno (@majimeno) para la web Medium, en la actualidad, hay un total de 27 mujeres dirigiendo medios de prensa escrita tanto generalista como especializada. Solo nueve de ellos son diarios de ámbito nacional: El País (Soledad Gallego Díaz), Público (Ana Pardo de Vera), Expansión (Ana Isabel Pereda), Diario Médico (Carmen Fernández), elplural.com (Angélica Rubio), 20 minutos (Encarna Samitier), república.com (Pilar Gassent), cuartopoder.es (Ana Cordobés) y elboletín.com (Consolación Madruga). De estos, solo El País, Público y 20 minutos son los más leídos y los que poseen más influencia en la opinión pública.


¡Queremos escucharte!

¿Cuál crees que es la causa del techo de cristal? Comparte tu respuesta en Twitter a través del hashtag #PeriodistasyMujeres y mencionando a @ella_periodista.


 

Las referentes de las estudiantes de Periodismo

“Me volví periodista aunque estaba condenada a ser una niña con una casa bonita, un marido bonito, unos hijos bonitos, una mesa bonita…”

Elena Poniatowska, periodista y escritora mexicana.

EVA BAROJA.- Tienen entre 19 y 22 años. Algunas todavía están prácticamente empezando. A otras les queda poco tiempo para aterrizar en el mundo laboral y poner en práctica todo lo que han aprendido durante estos años de carrera. Nos sonríen y se animan a compartir con nosotros sus referentes: profesionales de primera línea, unas más conocidas y otras menos, pero que desempeñan o han desempeñado su labor con profesionalidad y que constituyen un auténtico ejemplo a seguir para estas alumnas de Periodismo de la Universidad de Navarra.


ÁFRICA BAETA

ANE
Ane Molina (5º de Periodismo e Historia) elige a África Baeta (@africabaeta) porque “desde que era una niña la veía presentando el Teleberri”. Ane ha crecido con ella. EVA BAROJA / Foto de África Baeta de eitb.eus

MERCEDES MILÁ

EUNATE
Eunate Guerrero (3º de Periodismo) elige a Mercedes Milá “porque tiene muchísimo carácter y todo lo que se propone lo consigue”. A Eunate le encantan las mujeres así. EVA BAROJA / Foto de Mercedes Milá de Atresmedia.

PEPA BUENO

CARMEN
Carmen Lacarra (5º de Periodismo e Historia) elige a Pepa Bueno (@PepaBueno) por “la profesionalidad y la credibilidad que transmite a los oyentes”. Le gustaría conducir un magacín algún día. EVA BAROJA / Foto de Pepa Bueno de cadenaser.com.

COVADONGA O’SHEA

ISA
Isabel Rodríguez (5º de Historia y Periodismo) elige a Covagonda O’shea por ser una mujer pionera: “Ella fue alumna de las primeras promociones de FCOM y era la única chica de su clase”. Covadonga O’shea fue la fundadora de la revista Telva. EVA BAROJA / Foto de Covadonga O’shea de rtve.es.

SANDRA BARNEDA

PILAR
Pilar Martínez (3º de Periodismo) elige a Sandra Barneda (@SandraBarneda) porque le “encanta su tono de voz y la seguridad que demuestra en sí misma”. “Cuando está en un plató se lo come”. EVA BAROJA / Foto de Sandra Barneda de Mediaset.

GEMMA NIERGA

MAIDER
Maider Bergara (4º de Periodismo) elige a Gemma Nierga por ser “una de las voces más dulces y reconocibles de la radio española”. La echa de menos en La Ser. EVA BAROJA / Foto de Gemma Nierga de 20minutos.es.

MÓNICA CARRILLO 

LEIRE
Leire Medina (4º de Periodismo) elige a Mónica Carrillo (@MonicaCarrillo) “porque es una periodista polifacética que también se ha atrevido a sacar su lado más creativo escribiendo un poemario: El tiempo todo locura“. EVA BAROJA / Foto de Mónica Carrillo de Atresmedia.

SANDRA GOLPE

UNO

María González (2º de Periodismo) elige a Sandra Golpe (@SandraGolpeA3TV) “porque cuando presenta el telediario transmite mucha calma y parece que se está metiendo en el salón de tu casa”. Considera que es una presentadora muy natural y espontánea. EVA BAROJA / Foto de Sandra Golpe de Atresmedia.

PALOMA BRAVO

PALOMA
Paloma Bravo (4º de Periodismo) elige, precisamente, a Paloma Bravo (@PalomaBravo)”por ser una periodista y escritora valiente” y porque ha escrito uno de sus libros favoritos: “La piel de Mica”. Curiosamente, son tocayas, en nombre y apellido. EVA BAROJA / Foto de Paloma Bravo de dospassos.es.

ANA PASTOR 

ANE LIBERAL
Ane Liberal (3º de Periodismo) elige a Ana Pastor (@_anapastor_) porque le gusta “la manera que tiene de enfrentarse a los invitados evitando, en todo momento, que lleven ellos la entrevista”. EVA BAROJA / Foto de Ana Pastor de elperiodico.com.
DOS
María Gracia (2º de Periodismo bilingüe) elige a Dori Toribio (@DoriToribio) por su profesionalidad como corresponsal y porque le encantan “los hilos que hace en Twitter sobre lo que sucede cada semana en la Administración Trump”. Le gustaría hacer ese trabajo algún día. EVA BAROJA / Foto de perfil de Dori Toribio en Twitter.

¡Queremos escucharte!

¿Quién es tu periodista referente mujer? Comparte tu respuesta en Twitter a través del hashtag #PeriodistasyMujeres y mencionando a @ella_periodista.


 

Ana Bernal Triviño: “Los medios de comunicación son, muchas veces, cómplices de la violencia machista”

  • La conferencia Periodismo e Igualdad está organizada por Lunes Lilas.
  • Aúna a cuatro periodistas comprometidas con la lucha de la mujer.
  • Tiene lugar el miércoles 26 de septiembre en el Civican de Pío XII de Pamplona.

EVA BAROJA

La conferencia Periodismo e igualdad: responsabilidad con perspectiva de género se desarrolla en Pamplona la última semana de septiembre dentro del ciclo de conferencias de Fundación Caja Navarra. En ella, intervienen cuatro comunicadoras que forman parte del movimiento Las Periodistas paramos.

Ana Isabel Cordobés (@Ana_Cordobes) es la directora del medio digital cuartopoder.es.  Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Valladolid y especialista en Periodismo de datos. También ha trabajado en El Confidencial, el diario.es y Diario de Navarra.

Mamen Hidalgo (@Mamen_Hidalgo) es periodista deportiva especializada en género. Trabaja como freelance con El Periódico de Cataluña y La marea. En sus artículos y a través de sus redes sociales trata de dar visibilidad a las mujeres deportistas. Anteriormente, trabajó para El español y 20 minutos.

Ana López (@anadigame) es licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra. Amplió su formación multimedia en la Universidad de California Berkeley y en la Universidad de Columbia. Imparte cursos sobre Periodismo móvil en las distintas redacciones de medios como Telemadrid o Atresmedia. Además, fue una de los miembros del equipo de video que cubrió el movimiento de #LasPeriodistasParamos.

Ana Isabel Bernal Triviño (@anaisbernal) trabaja como periodista en publico.es y como profesora en la Universidad Oberta de Cataluña. Es doctora y licenciada en Periodismo por la Universidad de Málaga. Este curso ha empezado a trabajar como colaboradora en Las mañanas de TVE. Ha recibido el premio del Instituto de Derechos Humanos de Cataluña por su compromiso con la lucha de las mujeres a través de la comunicación. 


18,30h Llama la atención la imagen del auditorio, que está más vacío de lo que debería. Aunque la mayoría son mujeres, cinco hombres ocupan los asientos del fondo.

18,45h La conferencia empieza con quince minutos de retraso. Quince minutos a la espera de más público y de la inminente llegada de una de las ponentes: Ana Isabel Bernal Triviño. Según explica la moderadora, Ana Cordobés (@Ana_Cordobes), Bernal Triviño se encuentra, en estos momentos, entrando en Pamplona. Vuelve de Prado del Rey, dónde trabaja como colaboradora en Las Mañanas de TVE.

IMG-3175
Ana Isabel Bernal Triviño, Mamen Hidalgo, Ana López y Ana Cordobés durante un momento de la conferencia. (EVA BAROJA)

18,48h La primera en intervenir es Mamen Hidalgo (@Mamen_Hidalgo), periodista deportiva especialista en género. Explica cómo es el trabajo de una periodista deportiva en una redacción, en la que es minoría, y critica los abundantes enfoques sexistas en el periodismo deportivo.

18,56h Ana Isabel Bernal Triviño, que acaba de llegar, se sienta junto a sus compañeras.

18,57h Turno para la periodista navarra Ana López (@anadigame) que centraliza su intervención en el movimiento Las Periodistas Paramos, que vivió muy de cerca: “Las Periodistas Paramos hemos sido un grupo de mujeres fuertes que hemos dicho basta”.

18,59h Ana López Explica por qué era tan necesaria esta movilización y por qué lo debe seguir siendo después del 8 de marzo: “Según una encuesta de la Fundación Internacional de Mujeres en Medios, el 70% de las mujeres periodistas asegura haber sufrido amenazas u acoso en las redes sociales”.

Las Periodistas Paramos hemos sido un grupo de mujeres fuertes que hemos dicho basta”

19,02h Se proyecta un video sobre la manifestación del 8M y del grupo de periodistas concentradas en la Plaza de Callao. “Por la mañana, en la lectura del manifiesto, había más de 2000 mujeres. El 8 de marzo nos hizo ver que no estábamos solas”.

19,05h A partir de aquel día, se han ido creando distintas asociaciones de mujeres periodistas en España. Precisamente, Ana López acaba su intervención con esta noticia: “Queremos montar una Asociación de Mujeres Periodistas en Navarra para denunciar las malas praxis laborales, los abusos que tengamos en nuestros trabajos y para luchar por hacer un periodismo mejor entre todas”.

19,07h Ana López invita a las periodistas presentes en la sala a que se unan a la futura asociación y cede la palabra a su compañera Ana Isabel Bernal Triviño.

19,09h Ana Isabel Bernal Triviño (@anaisbernal) centra su intervención en la violencia mediática, ya que considera que “los medios de comunicación son muchas veces cómplices de la violencia machista”, incumpliendo, entre otras cosas, las consideraciones deontológicas de la FAPE a la hora de informar sobre víctimas.

19,13h Bernal Triviño, que se define como feminista radical abolicionista, comienza mostrando los datos de las víctimas de la violencia machista en lo que llevamos de 2018: 78 mujeres asesinadas, según Feminicidio. Apunta que, en las redacciones, “la violencia de género siempre se ha considerado como algo secundario”. Según Bernal Triviño, “estos casos no se pueden reducir a las páginas de sucesos” y es vital que los periodistas sensibilicen sobre el machismo para poder prevenirlo.

19,19h “En la violencia de género, objetividad no es dar las dos versiones, ya que nunca se debe dar voz a la violencia, porque va en contra de los Derechos Humanos. Si vas a dar voz al agresor, tienes que tener un discurso detrás que contrarreste ese mensaje violento que puede hacer mucho daño a la víctima”.

“Objetividad es el nombre que se da en la sociedad patriarcal a la subjetividad masculina” (Adrienne Rich) 

19,24h Bernal Triviño expone una serie de errores comunes y ejemplos de mala praxis periodística en la comunicación de casos de violencia contra la mujer. A continuación, exponemos algunos de los que se comentaron en la conferencia:


1.Uso de fuentes. 

Captura de pantalla 2018-10-06 a las 16.29.00
Web del Programa de Ana Rosa (Telecinco) 19/09/16

2. Convertir al agresor en primera víctima. 

Captura de pantalla 2018-10-06 a las 16.26.48
Libertad Digital 16/08/15

3. Las mujeres malvadas. 

Captura de pantalla 2018-10-06 a las 16.31.53
El Confidencial 28/07/16

4. Culpabilizar a la víctima. 

Captura de pantalla 2018-10-06 a las 16.33.22.png
El Mundo 13/08/15

5. Romantizar la agresión. 

Captura de pantalla 2018-10-06 a las 16.35.33.png
El País 15/08/15

6. No somos cuenta y resultado. 

Captura de pantalla 2018-10-06 a las 16.36.43
Tweet, posteriormente borrado, de @Nacho_Abad 13/11/17

7. Perpetuar la cultura de la violación. 

Captura de pantalla 2018-10-06 a las 16.39.13.png
El Español 09/11/17

19,58h Tras la intervención de Ana Isabel Bernal Triviño, la moderadora Ana Cordobés da paso al turno de preguntas.

19,59h Un chico joven, de unos treinta años, es el primero en intervenir: “¿Hasta que punto creéis que esto cambiaría si las mujeres estuviesen al frente de los medios de comunicación? Todas responden que “cambiaría muchísimo”, casi al unísono. Bernal Triviño comenta que “hacen falta más periodistas feministas en las redacciones” y que “los responsables de los periódicos siguen siendo hombres machistas”.

20,06h Tras ésta, se suceden muchísimas más preguntas: “¿Qué os parece la incorporación de una redactora jefa de género en eldiario.es y en El País?”, “¿Cómo lleváis la violencia mediática y el acoso a través de las redes sociales?”, “¿Qué medidas tomaríais si formaseis parte del equipo directivo de un medio?” o “¿Deberían existir asignaturas en las facultades de Periodismo sobre perspectiva de género?”.

20,20h La última de las preguntas conmueve a todo el auditorio. Es la de una mujer víctima de violencia de género, que muy emocionada, da las gracias a las cuatro periodistas por su labor y por su lucha a favor de los derechos de la mujer.

20,30h Una vez concluida la conferencia, Ana Isabel Bernal Triviño tiene la amabilidad de darlos algunas pautas para el buen tratamiento periodístico de la violencia machista.

¡Dale al PLAY!


¡Queremos escucharte!

¿Crees que es importante informar con perspectiva de género? Comparte tu repuesta en Twitter a través del hashtag #PeriodistasyMujeres y mencionando a @ella_periodista.


 

Va por ti, Colombine

EVA BAROJA.- El 8 de marzo de 2018 supuso un antes y un después para las mujeres en España en general y para las mujeres periodistas en particular. Estas últimas quisieron dar una mayor visibilidad a este día apoyando la causa feminista desde su posición como generadoras de opinión y modelos en sus espacios periodísticos. Rosa María Calaf, Pepa Bueno, Ana Pastor, Susanna Griso, Carme Chaparro, Sandra Savatés o Macarena Berlín fueron solo algunas de las más de 8000 trabajadoras del mundo de la comunicación que firmaron el manifiesto “Las periodistas paramos” y que se unieron a la jornada de huelga. Mientras ellas, megáfono en mano, reivindicaban su lucha en Callao, las redacciones se quedaban vacías, paralizadas… Fue una jornada en el que sacar adelante los contenidos sin ellas fue complicado, tanto que algunos magazines como La Mañana de la 1 o El programa de Ana Rosa tuvieron que suspenderse.

Periodistas y mujeres pretende ver el mundo desde la mirada de las periodistas del siglo XXI. Conocerlas y hablar con ellas de sus anhelos, de sus problemas, de sus miedos… Pero, también, poner sobre la mesa todos esos obstáculos a los que se tienen que enfrentar por el simple hecho de ser, a la vez, periodistas y mujeres: desigualdad, imposibilidad de acceder a puestos de responsabilidad, acoso en las redes sociales, hipersexualización, preponderancia de los enfoques masculinos en los espacios de tertulia y a la hora de informar sobre violencia de género…  Estos temas tienen que seguir estando presentes en la opinión pública a todos los niveles.

Seas periodista o no, seas hombre o mujer…

¡Bienvenidx a Periodistas y mujeres!


El legado de Colombine

“La mujer no puede continuar siendo una masa inerte al lado de la actividad social masculina, sino que aspira a compartir con el hombre obligaciones al mismo tiempo que derechos; en una palabra, quiere tornarse la criatura consciente y digna llamada a colaborar y preparar un porvenir dichoso” (Colombine).

En 1921, un grupo de mujeres tomó las calles de Madrid para luchar por el sufragio femenino. Se hicieron oír, repartieron panfletos y acabaron presentando un manifiesto sobre los derechos civiles de la mujer en el Congreso y en el Senado. Ésta, que fue la primera manifestación feminista de la historia de España, estuvo liderada por una popular periodista y escritora de la época: Carmen de Burgos, más conocida como Colombine. Éste fue el seudónimo que Carmen de Burgos utilizó para firmar la mayoría de sus artículos. Colombine fue creado por Augusto Figueroa, por aquel entonces director del Diario de Universal y el responsable de contratar por primera vez a Carmen.

Carmen de Burgos Seguí (1867-1932) fue una intelectual, profesora y escritora muy conocida en la época, pero sobre todo, la primera periodista española que trabajó en una redacción y la primera mujer corresponsal de guerra en nuestro país.  Hasta entonces, tal y como explica Inés García-Albi en su libro Nosotras que contamos, las mujeres solo colaboraban puntualmente en los diarios: “Que una mujer escribiera en un periódico no era nuevo, pero sí que ostentara el título de redactor”.  Durante toda su vida, Carmen de Burgos, luchó activamente por la igualdad y la independencia de la mujer y utilizó su posición como periodista para crear conciencia crítica y defender derechos tan polémicos en aquel tiempo como el sufragio femenino o el divorcio. Este reportaje de Canal Sur Televisión cuenta cómo fue la vida de Carmen de Burgos desde su nacimiento en Rodalquilar (Almería) hasta su muerte repentina a los sesenta y cinco años en un acto en el Ateneo. Sus últimas palabras, fueron según García-Albi: “¡Viva la República!”.

No eran tiempos fáciles para las mujeres y Colombine tuvo que soportar críticas por su aspecto físico, por sus ideas transgresoras y por abrirse camino en una profesión, hasta entonces, de hombres. Su nombre fue, como el de muchas otras, injustamente borrado de la historia por la dictadura franquista, que prohibió sus artículos y sus obras literarias. En los últimas décadas y gracias a encomiable labor de la Fundación Carmen de Burgos se está conociendo la importancia que tuvo esta mujer moderna, adelantada a su tiempo y que abrió de par en par la puerta por la que irían entrando el resto de las periodistas hasta nuestros días. Muestra de ello es por ejemplo, la reciente creación de COLOMBINE, una Plataforma de Mujeres Periodistas Feministas surgida el pasado mayo en la Región de Murcia y que busca continuar con los valores y las reinvindicaciones del movimiento #LasPeriodistasParamos en el 8M.

Va por ti, Colombine.


¡Queremos escucharte!

¿Qué otras periodistas crees que han sido invisibles para la historia?  Comparte tu respuesta en Twitter a través del hashtag #PeriodistasyMujeres y mencionando a @ella_periodista.